MEDICOS UROLOGIA ENFERMEDADES DE LA PRÓSTATA VEJIGA URINARIA INCONTINENCIA URINARIA IMPOTENCIA PIEDRAS EN LOS RIÑÓNES HEMATURIA TUMOR TESTICULAR PARA CONTACTARNOS
DISFUNCION SEXUAL FEMENINA

La Disfunción Sexual Femenina, o DSF, es una condición medica que se le ha llamado "la epidemia silenciosa". Según un reporte publicado en 1999 en la revista medica Journal of the American Medical Association, la DSF afecta el 43% de las mujeres. La condición "disfunción sexual" indica que han ocurrido cambios en la respuesta sexual de una mujer y que estos cambios están ocasionando estrés. Muchas mujeres con DSF revelan que el acto sexual ya no es igual que antes. Muchas dicen que tienen menos lubricación, sensación o habilidad para llegar al orgasmo. La mayoría se quejan de que su satisfacción sexual se ha reducido.

La sexualidad es un proceso complejo, que es coordinado por los sistemas neurológico, vascular y endocrino. La sexualidad incorpora la familia, creencias sociales y religiosas, y es afectada por la edad, estado de salud, y experiencias personales. Además, la actividad sexual incorpora las relaciones interpersonales, ya que cada participe trae al acoplamiento diferentes actitudes, necesidades y respuestas.

1) deseo, que se refiere al interés sexual y la inhabilidad de ser
receptiva a la actividad sexual
2) estimulación, que se refiere al excitamiento sexual, y la respuesta a esto, como es la lubricación vaginal, sensibilidad del clítoris y el agrandamiento del clítoris debido al aumento en la circulación
3) orgasmo, que se refiere a la inhabilidad de llegar al clímax
4) dolor, que incluye dispareunia o dolor durante el acto sexual

Estos desordenes de la respuesta sexual pueden estar interrelacionadas
y la disfunción sexual puede ocurrir debido a varios factores.

Condiciones comunes que pueden contribuir a la DSF son las siguientes:

enfermedades vasculares
diabetes
hipertensión arterial
menopausia
colesterol alto
trauma pélvico
imbalances hormonales
enfermedades crónicas
cáncer
efectos secundarios de algunos medicamentos, drogas ilícitas y el alcohol.

Los cambios ginecológicos relacionados a la vida reproductiva de la mujer, como la pubertad, embarazo, puerperio y menopausia, presentan problemas específicos y posibles obstáculos a la sexualidad. La pubertad puede conllevar a problemas de identidad sexual. El embarazo y el periodo pos-parto generalmente se asocian a una disminución en la activad sexual, deseo y satisfacción, lo cual puede ser prolongado debido a la lactancia.

Se ha encontrado que la disminución en los niveles de estrógeno durante la menopausia puede causar cambios físicos significativos, y alteraciones en el temperamento o un empeoramiento en el sentido de bien-estar pueden tener un impacto negativo en la sexualidad.

Cualquier mujer que haya notado un cambio en su vida sexual, que tenga menos sensaciones placenteras durante el acto sexual, que no se sienta excitada durante el acto sexual, que tenga resequedad vaginal durante el acto sexual, que se le encuentre más difícil llegar al orgasmo o que tenga menos satisfacción sexual, debe consultar con un medico. El medico debe completar una evaluación completa de la historia medica y sexual de la paciente, incluyendo datos sicológicos y sociales. Las experiencias previas y los factores actuales intra- y interpersonales deben ser explorados. Es importante que la paciente provee información completa al medico, ya que la DSF es una condición compleja, y el medico debe investigar todas las causas posibles. En algunos casos se necesita tratamiento combinado entre el ginecólogo, urólogo, internista, sicólogo y terapeuta sexual. El tratamiento puede incluir medicamentos, productos naturales, hormonas y aparato medico. El ErosTherapy es un aparato aprobado por la Administración de Drogas y Alimentos (FDA) de los Estados Unidos para el tratamiento de desordenes de estimulación y orgasmo. El Eros esta hecho para mejorar el flujo sanguíneo al área genital.

Aunque el medico no descubra la causa de la disfunción sexual, se pueden aplicar tratamientos básicos, tomando en cuenta las preferencias y el confort de la paciente y su pareja.

Los tratamientos básicos incluyen

información y educación, referente a la anatomía normal y función sexual
estrategias para mejorar la estimulación y eliminar la rutina sexual
técnicas de distracción
actividades sexuales sin penetración
disminución del dolor durante el acto sexual.

La DSF es un problema significativo de la salud de la mujer. Es una condición que afecta la calidad de vida de la mujer, pero la cual no ha recibido mucha atención debido a que es embarazosa para la mujer y por la falta de conocimiento entre la comunidad medica. Las mujeres ahora tienen la necesidad de hablar y pedir ayuda.