MEDICOS UROLOGIA ENFERMEDADES DE LA PRÓSTATA VEJIGA URINARIA INCONTINENCIA URINARIA IMPOTENCIA PIEDRAS EN LOS RIÑÓNES HEMATURIA TUMOR TESTICULAR PARA CONTACTARNOS

SINTOMAS DE LAS ENFERMEDADES DEL TRACTO GENITOURINARIO

Dolores Localizados o Referidos

Dolor de los Riñones

Típicamente el dolor renal se presenta como un dolor sordo y constante en el ángulo costovertebral al lado del músculo sacroespinal y apenas por debajo de la duodécima costilla. Este dolor a menudo se extiende a lo largo del área subcostal hacia el ombligo al cuadrante abdominal inferior. Este dolor es esperado en las enfermedades renales que causan una distensión repentina de la cápsula renal. La píelonefritis aguda (con su edema repentino) y una obstrucción aguda del uréter (con su presión de repentina de reversa hacia el riñón) causan este tipo de dolor. Sin embargo, hay que notar que muchas enfermedades urológicas renales no causan dolor, porque su progreso es muy lento y la distensión repentina de la cápsula renal no ocurre. Esas enfermedades incluyen el cáncer, la píelonefritis crónica, los cálculos coraliformes, la tuberculosis, el riñón poliquístico, y la hidronefrosis debida a una obstrucción crónica del uréter.

Dolor del Uréter

Típicamente el dolor del uréter es estimulado por la obstrucción aguda (como es el pasar una piedra o un coagulo de sangre). En esta instancia, hay dolor en la espalda debido a una distensión de la cápsula renal combinado con un cólico severo (debido al espasmo de la pelvis renal y del músculo del uréter) que se irradia desde el ángulo costovertebral hacia abajo al abdomen, a lo largo del transcurso del uréter. En los hombres, el dolor se puede sentir en la vejiga, el escroto, o en los testículos. En las mujeres, el dolor se puede irradiar hasta la vulva. El dolor severo y cólico es causado por la hiperperistalsis y espasmo del músculo liso de este órgano según trata de deshacerse del objeto extraño o trata de superar la obstrucción.

El médico puede juzgar donde está la piedra en el uréter de acuerdo con la historia del dolor y el área de referencia. Si la piedra está localizada en el uréter superior, el dolor irradia al testículo, ya que los nervios que abastecen este órgano son similares a los del riñón y del uréter superior. Si la piedra esta en el área del centro del uréter en el lado derecho, el dolor se asemeja a una apendicitis; si esta en el lado izquierdo, el dolor puede parecerse a una diverticulitis o cualquier otra enfermedad del colon o sigmoide descendiente. A medida que la piedra se acerca a la vejiga, el orificio del uréter se inflama, y los síntomas de irritación en la vejiga como la frecuencia y urgencia en orinar pueden ocurren. Sin embargo, es importante reconocer que en casos de obstrucción ligera del uréter, como se ha visto en la estenosis congénita, no hay dolor, ni renal ni del uréter.

Dolor de Vejiga

La vejiga sobre distendida del paciente que tiene retención aguda de la orina causa un dolor agonizante en el área suprapubica. Además de esto, el dolor constante del área suprapubica, que no esta relacionado al acto de orinar, usualmente no es de origen urológico.

El paciente que sufre de retención crónica de la orina debido a obstrucción del cuello de la vejiga o por sufrir de vejiga neurogenica, puede sentir poco o nada de dolor en el área suprapubica aun cuando la vejiga este al nivel del ombligo.

La causa más común de dolor en la vejiga es la infección; el dolor por lo general no se siente por encima de la vejiga, pero en la uretra y se relaciona con el acto de orinar. Ardor al terminar de orinar (disuria terminal) puede ser una de las causas de gran quejido en la cistitis severa.

Dolor de la Próstata

Un dolor directo de la glándula prostática no es algo común. Ocasionalmente, cuando la próstata se inflama agudamente, el paciente puede sentir una incomodidad o llenura en el área perineal (el área entre los genitales y el ano) o rectal. La próstata puede causar dolor en el área lumbosacra ocasionalmente, pero no es un síntoma común de prostatitis. La inflamación de la glándula puede causar ardor al orinar (disuria), frecuencia y urgencia de orinar.

Dolor de los Testículos

El dolor de los testículos debido a trauma, infección, o torcimiento del cordón espermático es muy fuerte y se siente localizado en los testículos, aunque la molestia se puede irradiar a lo largo del cordón espermático hasta la parte baja del abdomen. El hidrocele no infectado, el espermatócele y los tumores de los testículos generalmente no causan dolor. El varicocele puede causar un dolor sordo en el testículo, que aumenta con ejercicio fuerte. A veces, el primer síntoma de una hernia inguinal indirecta puede ser dolor en el testículo. El dolor de una piedra en el uréter superior se puede irradiar al testículo.

Dolor del Epidídimo

Una infección aguda del epidídimo es la única enfermedad que produce dolor de este órgano y es algo común. El dolor comienza en el escroto, y hay una reacción inflamatoria del tejido del otro testiculo, que ayuda a aumentar el malestar. En las primeras etapas de una epididimitis, el dolor comienza en la región inguinal o en el cuadrante inferior del abdomen. (Si es en el lado derecho, puede parecerse a una apendicitis). Este dolor puede ser secundario a una inflamación del vas deferens.

Síntomas Relacionados con el Acto de Orinar

Varias condiciones causan síntomas de "cistitis". Estas incluyen infecciones de la vejiga, inflamación vesical debido a reacciones químicas o radiación por rayos x, cistitis intersticial, prostatitis, psiconeurosis, torsión o ruptura de un quiste del ovario, y objetos extraños en la vejiga. Sin embargo, con frecuencia, un paciente que tiene cistitis crónica no tiene síntomas de irritación. Químicos y jabones irritantes usados en el área del meato uretral (orificio por donde sale la orina de la vejiga al exterior del cuerpo), pueden causar síntomas parecidos a la cistitis, como disuria (ardor al orinar), frecuencia y urgencia. Esto ocurre en las jóvenes que usan los baños de burbujas con frecuencia.

Frecuencia, nocturia y urgencia

La capacidad normal de la vejiga es 400 mL. Frecuencia urinaria puede ser causada por orina residual, la cual disminuye la capacidad funcional de este órgano. Cuando la vejiga se inflama, también se reduce su capacidad inmediatamente. Esta disminución se debe a dos factores: el dolor que resulta del estiramiento de la vejiga y la perdida de elasticidad de la vejiga que resulta de un edema inflamatorio. Cuando la capacidad de la vejiga es reducida, la distensión de la vejiga puede ser agonizante, y el paciente puede orinarse involuntariamente, si no le es posible llegar a un baño inmediatamente. Cuando hay infecciones agudas severas, el deseo de orinar puede ser constante, y cada vez que se orina puede que orine solo unos cuantos mililitros de orina. Deseos frecuentes de orinar durante el día sin nocturia (deseos de orinar frecuentemente durante la noche) y deseos frecuentes de orinar agudos o crónicas que sólo duran unas horas, pueden sugerir tensión nerviosa.

Las enfermedades que causan fibrosis en la vejiga se presentan con frecuencia urinaria. Ejemplos de estas enfermedades son tuberculosis, cistitis de radiación, cistitis intersticial y esquistosomiasis. La presencia de piedras o cuerpos extraños en la vejiga causan irritación vesical, pero generalmente también se encuentra una infección secundaria.

La nocturia puede ser un síntoma de enfermedad renal relacionada con una disminución de la función renal con una pérdida del poder de concentrar la orinar en el riñón. Nocturia puede ocurrir aunque no exista enfermedad en personas que toman muchos líquidos ya tarde en la noche. El café y las bebidas alcohólicas, por tener efectos diuréticos, frecuentemente producen nocturia si son consumidos antes de acostarse. En las personas de edad avanzada que son ambulatorias, puede que ocurra retención de liquido debida a venas varicosas o fallo cardiaco. Al acostarse a dormir, este liquido es movilizado y produce nocturia en estos pacientes.

Disuria

El dolor al orinar es usualmente debido a la inflamación aguda de la vejiga, uretra o próstata. A veces, el dolor se describe como "ardor" al orinar y en los hombres es localizado en la uretra distal. El dolor aparece cuando se orina y luego desaparece cuando se termina de orinar. Un dolor más agudo sucede a veces en la vejiga cuando se está terminando de orinar; esto sugiere que la causa es inflamación de la vejiga. El dolor también puede ser mas marcado al comienzo de orinar o durante el proceso de orinar. Disuria frecuentemente es el primer síntoma de una infección urinaria y a menudo esta acompañada con urgencia y frecuencia urinaria.

Enuresis

Enuresis significa orinarse en la cama por la noche. Es algo fisiológico en los primeros dos a tres años de vida pero se convierte en un problema, especialmente para los padres, después de esta edad. Puede ser funcional o secundario a un desarrollo lento de los componentes neuromusculares de la uretra y la vejiga, pero puede estar presente como un síntoma de una enfermedad orgánica (por ejemplo, infección, estenosis de la uretra distal en las niñas, válvula uretral posterior en los niños, o vejiga neurogenica). Si los síntomas persisten durante el día, o si hay otros síntomas urinarios, un chequeo urológico es esencial. En la vida adulta, enuresis puede presentarse como nocturia.

Síntomas de obstrucción de la salida de la vejiga

  1. Vacilación

    Vacilación para iniciar el flujo urinario es uno de los primeros síntomas de obstrucción de la salida de la vejiga. A medida que el grado de obstrucción aumenta, la vacilación es prolongada y el paciente usualmente tiene que hacer un esfuerzo para forzar la orina a través de la obstrucción. La obstrucción de la próstata y la estrechez de la uretra son causas comunes de este síntoma.

  2. Pérdida de la fuerza y disminución del calibre del chorro de la orina

    La disminución progresiva de la fuerza y el calibre del chorro de la orina se notan según aumenta la resistencia uretral, a pesar de poder aumentar la presión dentro de la vejiga. Esto puede ser evaluado midiendo el flujo urinario; en circunstancias normales, el flujo urinario máximo con la vejiga llena debe llegar a 20 cc por segundo.

  3. Goteo terminal

    El goteo terminal se presenta cada vez más notable a medida que la obstrucción progresa y es un síntoma angustioso.

  4. Urgencia

    Un deseo fuerte y repentino de orinar es causado por hiperactividad e irritabilidad de la vejiga, como resultado de la obstrucción, inflamación o neuropatía de la vejiga. En la mayoría de las circunstancias, el paciente puede controlar temporalmente el deseo repentino de orinar, pero una pérdida de pequeñas cantidades de orina puede ocurrir (incontinencia de urgencia).

  5. Retención urinaria aguda

    Puede presentarse la imposibilidad repentina de orinar. El paciente sufrir un dolor agonizante en el área suprapubica que viene asociado con una urgencia severa de orinar que ocasiona un goteo de solo pocas cantidades de orina.

  6. Retención urinaria crónica

    La retención urinaria crónica puede causar poca molestia al paciente aunque haya una gran vacilación para comenzar el chorro de orina y una marcada reducción de su fuerza y calibre. Un goteo constante de orina (incontinencia paradójica) puede suceder; puede ser similar a agua derramándose sobre una represa.

  7. Interrupción del flujo urinario

    La interrupción puede ser abrupta y acompañada de dolor severo que se irradia hacia la uretra. Este tipo de reacción sugiere que hay una complicación de cálculos en la vejiga.

  8. Sensación de orina residual

    El paciente comúnmente siente que la orina esta todavía en la vejiga aun cuando ha terminado de orinar.

  9. Cistitis

    Los episodios recurrentes de cistitis aguda sugieren la presencia de orina residual.

Incontinencia

Hay muchas razones para tener incontinencia. La historia clínica usualmente da una clave para saber su causa.

  1. Verdadera incontinencia

    El paciente puede perder orina sin ningún aviso; esto puede ser un síntoma constante o periódico. Los causas más obvias incluyen extrofia de la vejiga, epispadia, fístula vesicovaginal, y orificio uretral ectopico. Un daño al músculo liso del esfínter uretral puede ocurrir durante una prostatectomia o durante el parto. Enfermedades congénitas o neurogenicas pueden causar el mal funcionamiento de la vejiga y la incontinencia.

  2. Incontinencia de estrés

    Cuando hay un pequeño debilitamiento del mecanismo del esfínter, se puede salir la orina con ciertos esfuerzos físicos (por ejemplo, toser, reír, pararse de una silla). Esto es muy común en mujeres que han tenido muchos partos que se les ha debilitado el soporte muscular del cuello de la vejiga y la uretra. Ocasionalmente, el mal funcionamiento de una vejiga neuropatica puede causar incontinencia de estrés. La paciente se mantiene sin orinarse cuando está acostada en la cama.

  3. Incontinencia de urgencia

    La urgencia puede ser tan precipitada y severa que causa pérdida involuntaria de la orina. La incontinencia de urgencia ocurre con frecuencia cuando hay cistitis aguda, particularmente en las mujeres, ya que las mujeres anatómicamente tienen los esfínteres pobres. La incontinencia de urgencia es un síntoma común de una lesión de la neurona motora superior.

  4. Incontinencia de sobrellenado o rebozo

    La incontinencia paradójica es la pérdida de orina debido a una retención urinaria crónica o secundaria a una vejiga flácida. La presión dentro de la vejiga finalmente iguala la resistencia en la uretra; entonces la orina gotea hacia adelante.

Neumaturia

El pasar gas en la orina sugiere que hay una fístula entre el tracto urinario y los intestinos. Esto ocurre mas frecuentemente en la vejiga o en la uretra pero también sucede en el uréter o en la pelvis renal. El carcinoma del colón sigmoide, diverticulitis con formación de absceso, enteritis regional, y trauma causan la mayoría de las fístulas en la vejiga. Las anormalidades congénitas son la causa de la mayoría de las fístulas entre la uretra y los intestinos. Ciertas bacterias, debido al proceso de fermentación, pueden liberar gas en ciertas ocasiones.

Orina con Sangre

Hematuria es una señal peligrosa que no debe de ser ignorada. El carcinoma del riñón o de la vejiga, cálculos, e infección son unas cuantas de las condiciones medicas en las cuales la hematuria aparece. Es importante saber si el orinar duele o no, si la hematuria está asociada con síntomas de irritación de la vejiga, y si la sangre se ve en todo el chorro de la orina o si solo se ve en una porción del chorro. La hemoglobinuria que ocurre como parte de los síndromes hemolíticos puede hacer que la orina esté roja.

  1. Orina en la sangre relacionada a síntomas y enfermedades

    La hematuria que está asociada con cólico renal sugiere una piedra del uréter, aunque un coágulo de un tumor renal que sangra puede producir el mismo tipo de dolor.

La hematuria puede estar asociada con infección no-especifica, tuberculosa o por esquistosomiasis de la vejiga. Las piedras en la vejiga frecuentemente causan hematuria pero generalmente también hay una infección presente, y hay síntomas de obstrucción del cuello de la vejiga, vejiga neurogenica, o cistocele.

Dilatación de las venas puede suceder en el cuello de la vejiga secundario al agrandamiento de la próstata. Estas se pueden reventar cuando el paciente se esfuerza al orinar, y resulta en un sangrado franco.

La hematuria sin otros síntomas (hematuria silenciosa) puede considerarse como un síntoma de tumor de la vejiga o del riñón hasta que se pruebe lo contrario. Usualmente es intermitente; y puede no volver a ocurrir por muchos meses. Las causas menos comunes de una hematuria silenciosa son cálculos coraliformes, riñones poliquísticos, la hiperplasia benigna de la próstata, un quiste renal solitario, anemia falciforme, y la hidronefrosis. Sangrado sin dolor es común cuando hay glomérulonefritis aguda. Sangrado recurrente se ve en niños que sufren de glomerulitis focal. Los deportistas frecuentemente pueden tener hematuria franca o microscópica.

Otras Manifestaciones Objectivas

Secreción Uretral

La secreción de la uretra en los hombres es una de las quejas urológicas más comunes. El organismo causante es usualmente Neisseria gonorrhoeae o Chlamydia trachomatis. La secreción esta comúnmente acompañada de ardor local al orinar o una sensación de picor en la uretra.

Lesiones de la Piel de los Genitales Externos

Una úlcera en el glande del pene o a lo largo del pene puede ser un chancro sifilítico, chancroide, herpes simple, o carcinoma de células escamosas. Verrugas venéreas en el pene también son comunes.

Masas Visibles o Palpables

El paciente puede notar una masa visible o palpable en el abdomen superior que puede ser un tumor renal, hidronefrosis, o un riñón poliquístico. Los ganglios linfáticos del cuello agrandados pueden contener tumor metastático de la próstata o testículos. Protuberancias en la región inguinal pueden ser indicativas de la extensión de tumor del pene o linfadenitis de chancroide, sífilis, o linfogranuloma venereo. Protuberancias no dolorosas en el escroto son comunes e incluyen hidrocele, varicocele, espermatocele, epididimitis crónica, hernia, y tumor testicular.

Eyaculación con Sangre

La inflamación de la próstata o de los vasos seminales puede causar hematoespermia.

Quejas relacionadas con Problems Sexuales

Muchas personas tienen quejas genitourinarios de motivo psicológico o emocional. En otros, síntomas orgánicos pueden aumentar en severidad durante estados de tensión. Por lo tanto, es importante buscar pistas que den evidencia del estrés emocional.

En las mujeres, la relación entre la menstruación y el dolor de los uréteres o de la vejiga debe ser identificada, aunque la menstruación puede aumentar las dificultades orgánicas y funcionales de la vejiga y de los riñones.

Muchos pacientes reconocen que el estado de sus "nervios" tiene un efecto directo sobre sus síntomas. Muchas veces reconocen que su "cistitis" apareció después de un episodio de tensión o de ansiedad en sus vidas personales u ocupacionales.

Dificultades Sexuales de los Hombres

Los hombres usualmente se quejan directamente de dificultad sexual. Sin embargo, a menudo se sienten tan abochornados de la pérdida del poder sexual que no pueden admitirlo ni aún a aun médico. En estos casos, piden por "tratamiento para la próstata" con la esperanza que el médico entienda que tienen dificultad sexual y que le dé el tratamiento correspondiente. Los síntomas sexuales más comunes incluyen la pérdida de la calidad de la erección, la pérdida prematura de la erección, la ausencia de eyaculación con orgasmo, la eyaculación precoz, y la pérdida del deseo sexual.

Dificultades Sexuales de las Mujeres

Las mujeres que tienen el síndrome de cistitis psicosomática, casi siempre admiten tener una vida sexual infeliz. Ellas notan que la frecuencia urinaria o el dolor en la vagina o uretra ocurre comúnmente al día siguiente del acto sexual incompleto. Muchas reconocen la inadecuada experiencia sexual como una de las causas de sus quejas de problemas urológicos; sin embargo, el médico no les hace las preguntas pertinentes, o si el paciente voluntariamente ofrece esta información, el medico la ignora.