MEDICOS UROLOGIA ENFERMEDADES DE LA PRÓSTATA VEJIGA URINARIA INCONTINENCIA URINARIA IMPOTENCIA PIEDRAS EN LOS RIÑÓNES HEMATURIA TUMOR TESTICULAR PARA CONTACTARNOS

CANCER TESTICULAR

¿QUE ES CANCER TESTICULAR?

El cáncer testicular es cáncer en uno o en ambos testículos. Generalmente ocurre en los hombres jóvenes. Este tipo de cáncer es tratable y a menudo curable.

Los testículos son parte del sistema masculino de reproducción. Normalmente cada uno es más chico que una pelota de golf. Se encuentran en un saco de piel llamado el escroto, que cuelga por debajo de la base del pené.

Los testículos contienen diferentes clases de células. Cada célula diferente puede convertirse en diferentes tipos de cáncer. Estos tipos de cáncer se tratan diferentemente. También difieren porque tienen diferentes pronósticos (los chances de sobrevivir del paciente). Los tres tipos principales de cáncer de testículo son:

Tumores de Células Germinales

Más de 90% de los cánceres del testículo se desarrollan en células germinales. Estas células son las que producen la esperma. Los dos tipos principales de tumores de células germinales que ocurren en los hombres son seminomas (60%) y no-seminomas (40%). El sufijo -oma significa tumor.)

Los cánceres invasivos testiculares de células germinales a menudo comienzan de una forma no-invasiva llamada carcinoma en situ. Los investigadores han estimado que toma como cinco años para que el carcinoma in situ progrese a la forma invasiva de cáncer de células germinales.

Seminomas: Los seminomas se forman de las células de germinales que producen esperma en los testículos. Los dos subtipos principales de estos tumores son seminomas clásicos (o típicos) y seminomas espermatociticos.

La edad promedia de los hombres diagnosticados con seminoma espermatocitico es de 55 años, que es 10 a 15 años más viejo que la edad promedia de hombres con seminoma típica. Los tumores espermatociticos son diferentes a los seminomas clásicos. Ellos crecen muy lentamente y usualmente no se diseminan a las otras partes del cuerpo.

No-seminomas: Estos cánceres de célula de germinales tienden a desarrollarse más temprano en la vida que los seminomas, y usualmente ocurren en los hombres que tienen de 18-19 años hasta a los que están al principio de los 40s.

Carcinoma embrional: En este tipo de cáncer de célula de germinal no-seminoma, la célula de tipo embrional es la más abundante. Está presente en 40% de los tumores testiculares.

Tumores Estromales

Los tumores también pueden desarrollarse de los tejidos de soporte y producción de hormonas, o estroma de los testículos. Estos tumores son conocidos como tumores gonadales estromales. Estos representan menos de un 4% de los tumores de testículo en adultos y hasta un 20% de los tumores testiculares en los niños. Las dos clases principales son tumores de célula Leydig y tumores de célula Sertoli.

Tumores de Célula Leydig: Los tumores de célula Leydig se forman de las células Leydig normales (también llamadas células intersticiales) del testículo. Estas son las células que normalmente producen andrógenos (hormonas masculinas, como la testosterona). Los tumores de células Leydig se desarrollan en adultos (75% de los casos) o en niños (25% de los casos). Ellos a menudo producen andrógenos pero algunas veces producen estrógenos (hormonas femeninas). La mayoría de los tumores de célula Leydig no se diseminan fuera del testículo y se curan removiéndolos quirúrgicamente pero algunos pueden diseminarse a otras partes del cuerpo. Los tumores metastáticos de célula Leydig tienen un mal pronóstico porque tienen buena respuesta a la quimioterapia ni a la radioterapia.

Tumores de Células Sertoli: Estos tumores se desarrollan de las células Sertoli normales, que son las que dan soporte y alimentan a las células germinales que producen esperma. Como los tumores de célula Leydig, por lo general son benignos; pero, si se han diseminado, tienden a ser resistentes a la quimioterapia y a la radioterapia

Tumores Testiculares Secundarios

Los tumores testiculares secundarios son aquellos que comienzan en otro órgano del cuerpo y se diseminan al testículo.


¿CUÁLES SON LOS RIESGOS DE CANCER TESTICULAR?

  • Edad: La mayoría de los cánceres testiculares ocurren en hombres jóvenes entre las edades de 15 y 40 años. Pero este cáncer puede ocurrir en los hombres de cualquier edad, incluyendo infantes y a hombres ancianos.
  • Cryptorquidismo: El factor de riesgo principal de cáncer testicular es una condición llamada cryptorquidismo, o testículos no-descendidos. Este término viene de las palabras Griegas kryptos, que significa escondido, y de orchis, que significa testículo. En un feto, los testículos normalmente se desarrollan dentro del abdomen y descienden al escroto antes del nacimiento del bebé. Sin embargo, en un 3% de niños, los testículos no descienden. Algunas veces los testículos permanecen en el abdomen; en otros casos, el testículo comienza a descender pero se queda trabado en el área inguinal.
    Alrededor del 14% de los casos de cáncer testicular ocurre en hombres con historia de cryptorquidismo. El riesgo de cáncer testicular es mucho más alto en hombres con un testículo que esta en el abdomen, al contrario de el que ha descendido parcialmente. En los hombres con historia de cryptorquidismo, la mayoría de los cánceres ocurre en el testículo que no ha descendido, pero hasta un 25% de los casos ocurre en el testículo que descendió normalmente. Basado en estas observaciones, algunos doctores llegan a la conclusión que cryptorquidismo no es la causa directa del cáncer testicular pero que algún otro desorden es responsable por hacer que el riesgo de cáncer testicular sea más alto y que prevenga que uno o los dos testículos estén en la posición normal.
    La mayoría de los testículos con cryptorquidismo descienden eventualmente en el primer año de edad del niño. Algunas veces es necesaria la cirugía orquiopexia para bajar el testículo al escroto. Algunos expertos creen que haciendo la orquiopexia antes de la pubertad puede reducir el riesgo de tener ciertos tipos de cáncer de células de germinales.
  • Historia Familiar: Una historia familiar de cáncer testicular hace que el riesgo sea mayor.
  • Cáncer del otro testículo: Una historia de cáncer testicular es otro factor de riesgo. Los hombres que se han curado de cáncer de un testículo tienen un riesgo aumentado (como un 3% a un 4%) de que eventualmente desarrollen cáncer en el otro testículo.
  • La raza y la etnicidad: El riesgo de cáncer testicular en los hombres blancos americanos es de 5-10 veces mayor que el de los hombres afro-americanos y más de dos veces mayor que los hombres asiatico-americanos. El riesgo de los hispanos esta entre el de los asiáticos y los blancos no-hispanos. La razón de esta diferencia no se sabe. La incidencia de cáncer se ha doblado entre los americanos blancos en los últimos 40 años pero no ha cambiado para los afro-americanos. A nivel mundial, el riesgo de desarrollar esta enfermedad es más alto entre los hombres que viven en los Estados Unidos y en Europa, y más bajo entre los hombres que viven en África y en Asia.
  • Uso de Hormona Maternal: Aunque los hombres cuyas madres usaron el estrogen sintetico dietilestilbestrol (DES) durante el embarazo (que en una epoca era prescrito para prevenir el aborto) tienen un riesgo elevado de ciertas malformaciones congenitas del sistema reproductivo, todavía hay controversia en cuanto a los resultados preliminares de un estudio que mostro que el estar expuesto a DES aumenta el riesgo de un hombre para desarrolar cáncer testicular.
  • Tamaño del cuerpo: Un estudio reciente de Suecia encontró que el tamaño del cuerpo es un factor de riesgo, y el riesgo más alto fue visto en hombres altos y delgados. Debido a que es una enfermedad no común, los beneficios para la salud de ser delgado, sin embargo, son mayores que el riesgo de cáncer testicular.
  • Vasectomía: En algunos estudios preliminares se ha discutido la posibilidad de que la vasectomía (una operación para esterilización) pueda aumentar el riesgo de cáncer testicular. Sin embargo, estudios recientes no han encontrado mayor riesgo en los hombres que han tenido esta operación.

¿SE PUEDE ENCONTRAR EL CANCER TESTICULAR A TIEMPO?

La mayoría de los casos de cáncer testicular se pueden encontrar en una etapa temprana. En algunos casos, los cánceres testiculares en etapa temprana producen síntomas que conllevan a los hombres a buscar atención médica. La mayoría del tiempo la primera señal es una protuberancia en el testículo. Sin embargo, desafortunadamente algunos cánceres testiculares no producen síntomas hasta después de haber alcanzado una etapa avanzada.

Muchos doctores están de acuerdo que el examen de los testículos del hombre debería ser parte de un examen físico general. La Sociedad Americana de Cáncer (ACS) recomienda el examen testicular como parte de un chequeo de rutina con relación a cáncer.

La ACS recomienda que los hombres estén enterados de la existencia del cáncer testicular y que ellos soliciten ayuda médica si se encuentran una masa. Debido a que los beneficios del auto-examen de los testículos no se ha estudiado lo suficiente para demostrar una reducción en el número de muertes por este cáncer, la ACS no recomienda el auto-examen para los hombres que no tienen factores de riesgo específicos para el cáncer de testículo.

El mejor tiempo para hacerse un auto-examen es durante el baño o ducha, que es cuando la piel del escroto esto relajada. Para hacerse un auto-examen testicular:

  • Mueva el pené fuera del área y examine cada testículo separadamente.
  • Agarre el testículo entre los dedos de ambas manos y ruédelo suavemente entre los dedos.
  • Mire y palpe si hay algunas protuberancias o nódulos duros (masas redondas y lisas) o si hay algún cambio en tamaño, forma, o consistencia de los testículos.

Ud. debe saber que cada testículo normal tiene un epidídimo, que aparece como una pequeña "protuberancia" en la parte de arriba o en el medio de la parte de afuera del testículo. Los testículos normales también contienen vasos sanguíneos, tejido que los soportan, y tubos por donde fluye esperma. Algunos hombres pueden confundir estos con cáncer. Si Ud. tiene alguna duda, pregúntele a su doctor. Algunas veces el testículo puede estar agrandado por la cantidad de líquido que se ha coleccionado alrededor. Esto se llama hidrocele. En otras veces, las venas del testículo se pueden dilatar y causan agrandamiento y protuberancias alrededor del testículo. Esto se le llama varicocele. Para estar seguro que tiene una de estas condiciones y no un tumor, Ud. necesita que un medico lo examine.

Si Ud. decide examinarse sus testículos, Ud. se familiariza con lo que es normal y lo que es diferente.


¿CÓMO SE DIAGNOSTICA EL CANCER TESTICULAR?

Señales y Síntomas del Cáncer Testicular

En un 90% de los casos, los hombres tienen una protuberancia en uno de los testículos, que frecuentemente no es dolorosa pero si un poco molestosa, o también pueden notar un agrandamiento testicular o inflamación. Los hombres con cáncer testicular a menudo reportan tener una sensación de peso o de molestia en la parte inferior del abdomen o el escroto.

Historia Médica y Examen Físico

El primer paso es que el doctor tome una historia médica completa para chequear si hay factores de riesgo y síntomas. Durante el examen físico, el doctor palpa los testículos para detectar cualquier signo de inflamación o de sensibilidad y el tamaño y localización de cualquier masa. El doctor también le examina su abdomen para palpar y sentir si hay nódulos linfáticos agrandados, lo cual es una indicación que el cáncer se ha regado a los nódulos linfáticos que se encuentran en la parte posterior del abdomen (nódulos linfáticos retroperitoneales).

Ultrasonido

Un ultrasonido puede ayudar a los doctores saber si una masa es sólida o si está llena de liquido. Este examen usa ondas de sonido para producir imágenes de los órganos internos. Un transductor emite las ondas de sonido y recoge los ecos que rebotan de los órganos. Una computadora procesa el patrón de los ecos y para producir una imagen. El eco de la mayoría de los tumores es diferente al de los tejidos normales. Estos patrones de ecos también pueden ayudan a distinguir algunos tipos de tumores benignos y malignos.

Análisis de Sangre

Algunos análisis de sangre ayudan en ocasiones a diagnosticar tumores testiculares. Muchos de los cánceres testiculares secretan niveles elevados de ciertas proteínas como la alfa-fetoproteína (AFP) y la gonadotropina coriónica humana (HCG). Los tumores también pueden aumentar los niveles de enzimas como el lactato dehidrogenasa (LDH). Estas proteínas son importantes porque su presencia en la sangre sugiere que hay un tumor testicular. Sin embargo, también se pueden encontrar en otras condiciones que no son cáncer.

Cirugía

Cuando se es posible, los cirujanos tratan de remover el tumor por completo junto con el testículo y el cordón espermático. El cordón espermático contiene sangre y vasos linfáticos que pueden actuar como un camino para que el cáncer testicular se riegue por el resto del cuerpo. Para disminuir el riesgo de que las células cancerosas se rieguen, estos vasos son amarrados al comienzo de la cirugía. Esto se logra mejor cuando la cirugía se hace a través de una incisión en la región inguinal.

El espécimen completo se manda al laboratorio donde un patólogo (un doctor con especialización en el diagnóstico laboratorio de enfermedades) examinará el tejido bajo un microscopio. Si hay células de cáncer presentes, el patólogo manda un reporte que describe que tipo de cáncer y cuan extenso.

En casos raros, cuando un diagnóstico de cáncer testicular está dudoso, el doctor puede llevar a cabo una biopsia antes de remover el testículo.

Exámenes de Imagen

Radiografía del Pecho: Esta es una radiografía simple del pecho y se puede hacer como paciente ambulatorio. Este examen se hace para ver si su cáncer se ha regado a los pulmones o a los nódulos linfáticos en el área del pecho llamada mediastino. Si la radiografía es normal, Ud. probablemente no tiene cáncer en sus pulmones.

Tomografía Computarizada (CT Scan): El CT scan es una radiografia que produce en detalle imagenes de secciones tranversales de su cuerpo. En vez de tener que tomar una sola imagen, como se hace con los rayos-x convencionales, el CT scan toma muchas imágenes de la parte de su cuerpo que se estudia a medida que rota alrededor suyo. Una computadora combina todas estas imágenes y forma una sola imagen de una parte de su cuerpo.

Tomografía de Emisión Positrón (PET Scan): En un PET scan, glucosa radioactiva (azúcar) se inyecta en la vena del paciente. Como los cánceres utilizan el azúcar más rápidamente que los tejidos normales, el tejido canceroso absorbe el material radioactivo. El escáner puede encontrar los depósitos radioactivos. Este examen ha demostrado ser muy útil para detectar el cáncer que se ha regado fuera de los testes. Especialmente es de mucha ayuda para ver los nódulos linfáticos agrandados y ayudar a decidir si ellos contienen tejido cicatrizante o un tumor activo.